La Virgen de las Mercedes, patrona de Alcalá la Real, demostró, un verano más, su poder de convocatoria. Miles de personas la honraron en su fiesta anual, que culminó anoche con la multitudinaria procesión por las principales calles del casco antiguo. El día de la Virgen es un momento muy especial para muchos alcalaínos, tanto los que residen en el municipio como aquellos que tuvieron que emigrar. Ayer, los actos en honor de Nuestra Señora de las Mercedes llegaron a lo más alto. La procesión salió en torno a las ocho y media de la tarde desde la iglesia de Consolación. El recorrido discurrió por las calles Real, Martínez Montañés (Llana), Veracruz, Angustias, Miguel de Cervantes (Ca-ños), Álamos, El Llanillo, General Lastres (Bordador) —para pasar por delante del Ayuntamiento— y Alonso de Alcalá (Braceros), desde donde llegó hasta el centro, de nuevo, a través de El Llanillo.

En la mañana del martes tenía lugar también el tradicional paseíllo de la junta directiva de la cofradía y miembros de la Corporación Municipal hasta el templo de Consolación. En el Compás tenía lugar, desde las 12.30 h, el concierto de la Banda de la Asociación Musical “Pep Ventura”. Por la noche como manda la tradición, el siempre esperado espectáculo piromusical que desde el Paseo de la Mora, tuvo lugar.